LO MAS RECIENTE EN LOGOS MAS ESPIRITU

¿Puede probarlo científicamente?

sábado, 28 de marzo de 2009

Muchas personas tratan de aplazar su decisión personal por Jesucristo, al afirmar que si algo no se puede probar científicamente, entonces, tal cosa no es verdad ni digna de aceptación; Sin embargo, esta hipótesis o pensamiento, constituye lo que en lógica se denomina: una falacia. Es decir, un razonamiento que deduce algo que parece ser cierto, pero que no lo es.

Adaptado del libro: "Más que un Carpintero" Josh Mc Dowell. Editorial Unilit.

Ramón Canal, licenciado en Filosofía y Letras, en su Diccionario Enciclopédico Salvat Universal, dice que “Toda ciencia utiliza para su trabajo teórico un método objetivo. El método objetivo consiste en un conjunto de criterios específicos que tienden a determinar decisivamente la validez de una teoría" Muchas personas tratan de aplazar su decisión personal por Jesucristo, al afirmar que si algo no se puede probar científicamente, entonces, tal cosa no es verdad ni digna de aceptación. Sin embargo, esta hipótesis o pensamiento, constituye lo que en lógica se denomina: una falacia. Es decir, un razonamiento que deduce algo que parece ser cierto, pero que no lo es.

Someter la existencia de Jesús al método científico, resulta tan ineficaz como pretender aceptar como verdad la máxima de Descartes, quien dijo: “Pienso, luego: existo”, queriendo significar con ello que dado a que pensaba, por lo tanto: también, existía. Lo cual es una falacia. Se explica.

El existir habita en el ámbito ontológico, esto es, en el área física del ser, constituye lo que se puede ver y tocar; sin embargo, los pensamientos y el mismo proceso de pensar, tienen otro tipo de existencia, ciertamente: son, pero no se pueden ver ni tocar, porque no existen en el ámbito físico, su existencia habita en el ámbito conceptual, son conceptos. Únicamente. Y de los cuales no es posible deducir otra cosa que no sean: conceptos.

Es lo mismo que sucede cuando pretendemos que alguien nos demuestre científicamente, que Jesús existió. Los procedimientos científicos o del método científico que son de verificación reciben la denominación general de experimentación, "que es la construcción controlada de situaciones nuevas destinadas a contrastar o corroborar visible y materialmente las hipótesis y resultados de una teoría científica. Experimentación y teoría son los medios de trabajo que constituyen la condición misma de una investigación científica", diccionario Salvat.

Ahora, dicho en español o de manera que podamos entender, se tiene que la prueba científica se basa en la demostración de que algo es un hecho mediante la repetición del mismo suceso en presencia de la persona que lo cuestiona. Es decir, se ubica en un ambiente controlado en el cual pueden hacerse las observaciones, deducir datos y verificar empírica, visible y palpablemente, el hecho o hipótesis. De esta manera, estará de acuerdo en que el método científico como que no es el más adecuado para probar que Jesús existió, porque sencillamente: tampoco, es posible repetir en un ambiente controlado el nacimiento de Jesús.

Por otra parte, si el método científico fuera el único método que pudiera probar cualquier cosa, entonces, estaríamos en la calle. Ajá. Porque simplemente, usted no podría probar que estuvo presente en la primera hora de clase esta mañana o que se levantó y llevó a los niños a la escuela o que ayer, salió de compras. Ah, no. Espéreme tantito, podría decir usted. Yo puedo probar que asistí a mi primera clase, porque el profesor me recuerda, los compañeros me vieron ahí y además, pasaron lista de asistencia. Alguien más podría decir, yo también puedo probar que me levanté y llevé a los niños a la escuela, porque mis niños se lo pueden decir, incluso su maestra porque, la saludé. Y otra persona más, dirá que tiene en su poder el ticket de las compras que realizó el día anterior. Ándele. Ve ahora, porqué es que el método científico no es el único método que existe para probar cualquier cosa. Cuando podamos probar científicamente que ¿quién le gusta? Abraham Lincoln, Mahatma Ghandi o Benito Juárez, existieron. Entonces, podremos exigir que la ciencia nos pruebe que Jesús existió.

Pero, quizás, usted diga: “Momento, claro que se puede probar que las primeras tres personas existieron realmente. Hay documentos, testimonios y hasta reportajes que lo avalan. Su existencia quedó registrada en libros, en fotos, y creo que hasta en rollos o videos, por lo que respecta a Ghandi, al ser él el más reciente”. Muy bien. Sin embargo, es preciso anotar que esas pruebas que menciona no son científicas sino legales. Así como no es posible aplicar el método científico, que se basa en la observación y experimentación, para probar el nacimiento y la vida de dichas personas (Abraham Lincoln, Mahatma Ghandi o Benito Juárez) tampoco, la existencia de Jesús. Por lo cual, de la misma forma que demostramos con documentos, testimonios, fotos y videos la vida de cualquier persona, es decir, con pruebas legales: es igual con Jesús.

Así que, querido amigo, amiga que lees, la próxima vez que te preguntes a ti mismo y te cuestionen también, si es posible que la ciencia compruebe la existencia de Jesús, quédate tranquilo. Porque esa es una pregunta inválida (falacia), esto es, que es imposible de llevar a cabo. En todo caso, ahora ya sabes que el método científico no sirve para probar que alguien nació, vivió o incluso, que vive actualmente. Ni siquiera nosotros mismos, podemos probar científicamente que existimos hoy. Lo que hacemos es ir y presentarnos en vivo y a todo color: lo demostramos con nuestra mismísima persona. Si mucho, la ciencia demuestra que estamos vivos o muertos, pero nuestra propia existencia, tal vez no.

He aquí un ejemplo sencillo. Conozco a alguien que cuando estudió el bachillerato tuvo una amiga con la cual iba para todos lados. Al terminar el último grado cada quien se casó y ella se fue a vivir a otro estado del país. No volvieron a saber nada la una de la otra. Hasta un día cualquiera del mes de Abril 2008 que la ausente llamó directo a la casa de la que permaneció aquí. Su llamada realmente la sorprendió. Le dijo que dio con ella por medio de Internet Ella probó la existencia de mi conocida en esta ciudad con una simple investigación. Acaso ¿hizo una investigación científica? De ninguna manera. Su investigación fue a través de testimonios, ella fue a preguntar a los vecinos de la casa paterna por su amiga, indagó y buscó en Internet y hasta, ¡el teléfono de su domicilio localizó! Lo que hizo y realizó fue lo que se llama: una investigación histórico-legal, buscó evidencias de su existencia. Dejaron de verse desde Bachilleres. Ahora, ya casadas y con hijos, también casados y a punto de ser abuelas. Saque las cuentas.

Así que ante las preguntas: ¿se puede probar la Resurrección de Jesús? ¿Se puede probar que Jesús es el Hijo de Dios? Las personas tenemos que acudir al método histórico legal y examinar las evidencias, los testimonios y los documentos en torno a dichas preguntas. Porque la fe cristiana no es una fe ciega e ignorante sino más bien una fe inteligente. Jesucristo dijo que conoceríamos la Verdad y ésta nos haría libres. No dijo que ignoraríamos la Verdad sino que la conoceríamos. Incluso uno de los dos grandes mandamientos, dice “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu mente”.

El problema es que la mayoría nos quedamos en lo relacionado con el corazón, pues los hechos relativos con Jesús nunca llegan a nuestra mente. Pero, nuestro corazón y nuestra mente fueron creados para trabajar conjuntamente y en armonía. Nunca, nadie fue llamado a confiar en Jesucristo como Salvador y Señor y con ello, cometer suicidio intelectual. Y tampoco, a dejar de razonar, porque creemos en Jesús. De hecho, la Biblia recomienda que renovemos nuestra mente y nuestro entendimiento. Invita a que ejerzamos nuestro raciocinio y en ningún momento, pide que nos quedemos con la mente en blanco, porque ya nos vamos al Cielo. Las cosas verdaderas, simplemente: no son así.

Por lo anterior, es necesario que usted sepa que el método para probar la existencia de Jesús no es el científico. Olvídese de ello. Tampoco se enfrasque en una discusión bizantina al respecto, es decir, en una discusión que habla de dos cosas distintas y no llega a ningún lado. El método para probar que Jesús existió es el histórico legal. Ahí, sí puede darse vuelo. Porque abundan las evidencias que demuestran la confiabilidad de los documentos escritos, acerca de Jesús, y no sólo hablo de la Biblia sino de escritos de autoridades no cristianas, de referencias judías y fuentes históricas adicionales sobre la historicidad de Jesús.

Existen también evidencias que demuestran la credibilidad del testimonio oral y de los informes de testigos oculares con respecto a Jesús. Inclusive hay confirmaciones arqueológicas del Antiguo Testamento y lo puede constatar en la Biblia, versión: Edición Thompson. La fe cristiana no es una fe ciega e ignorante. Es de lo más inteligente. Decídase de una vez por todas a probar por sí mismo, la Verdad. Salga de dudas, de una buena vez y para siempre.

Publicado por Administrador en 10:25 p. m.  
0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada