LO MAS RECIENTE EN LOGOS MAS ESPIRITU

Avivamiento - Parte 1 / ¿Qué es un Avivamiento?

miércoles, 25 de marzo de 2009


“Un avivamiento es un movimiento de Dios en el cual la iglesia es visitada por el Espíritu Santo y radicalmente transformada de mundanalidad a santidad, de inercia a acción, de debilidad a poder” (Dr. Mark Stibbe). Durante al historia de la iglesia, después de períodos de decaimiento, han ocurrido momentos de resurgimiento que han recibido el nombre de “avivamientos”. Esta palabra quiere decir “volver a vivir”, y es sinónimo de palabras como reforma, renovación y despertamiento.

En general, los avivamientos han llegado en momentos críticos en la vida del pueblo de Dios y han marcado nuevos rumbos. Dios mismo comprometido con su Palabra y su pueblo, ha intervenido de una manera inusual en su favor. Son una irrupción de Dios. Pareciera que Dios interviene en ciertos momentos para impulsar un nuevo dinamismo.

El avivamiento puede ser personal, congregacional, puede afectar una ciudad, o una nación, y puede convertirse en internacional cuando quienes visitan el lugar se llevan la unción a su país.


Las principales ventajas: se avanza años en sólo semanas, restauración de los caídos y apartados, conversiones masivas, renovación espiritual de la iglesia, nuevas verdades son reveladas al pueblo, se plantan nuevas iglesias, despertamiento de dones espirituales, nuevo nivel de fe. Los avivamientos siempre son acompañados por señales sobrenaturales y manifestaciones del Espíritu Santo.


Dios desciende y su presencia se manifiesta en forma especial. Casi se puede tocar. El peso de su gloria llena las reuniones. Es difícil seguir un programa. Se trastornan las agendas de la iglesia. Pareciera por momentos que la iglesia ha caído en excesos, lo que preocupa a los miembros escépticos, inclusive si el poder de Dios es muy intenso algunos se alarmarán y se apartarán por el miedo a tanto poder manifiesto de Dios. Otros lo atribuyen a manipulación pues “no sienten nada”. La unción manifestada nos recuerda a los sacerdotes en la dedicación del templo de Salomón. No pudieron entrar al templo a causa de la gloria manifestada. Esa gloria estaba en forma de una nube espesa.


El psiquiatra John White realizó una investigación profunda de las manifestaciones del Espíritu durante los Avivamientos y reportó sus hallazgos en el libro: "CUANDO EL ESPÍRITU SANTO LLEGA CON PODER", donde alcanza la conclusión que: la risa, el llanto, la embriaguez, los temblores involuntarios, caer al suelo bajo la unción, sueños, visiones y otras reacciones a la presencia de Dios, tienen un efecto sanador y vivificador sobre la mente y el cuerpo de las personas que las experimentan.


Algunas manifestaciones o reacciones bíblicas, ante un encuentro con la Presencia de Dios:


Daniel 8:16-18:

"Escuché entonces una voz que desde el río Ulay gritaba: "¡Gabriel, dile a este hombre lo que significa la visión!" Cuando Gabriel se acercó al lugar donde yo estaba, me sentí aterrorizado y caí de rodillas. Pero él me dijo: "Toma en cuenta, criatura humana, que la visión tiene que ver con la hora final. Mientras Gabriel me hablaba, yo caí en un sueño profundo, de cara al suelo. Pero él me despertó y me obligó a levantarme"

Daniel 8: 27:
"Yo, Daniel, quedé exhausto, y durante varios días guardé cama. Luego me levanté para seguir atendiendo los asuntos del reino. Pero la visión me dejó pasmado, pues no lograba comprenderla"

Mateo 17: 6-7:
"Al oír esto, los discípulos se postraron sobre su rostro, aterrorizados. Pero Jesús se acercó a ellos y los tocó.

—Levántense —les dijo—. No tengan miedo".

Apocalipsis 1: 17:
"Al verlo, caí a sus pies como muerto; pero él, poniendo su mano derecha sobre mí, me dijo: «No tengas miedo. Yo soy el Primero y el Último"

1Samuel 10: 6, 10-11:
"Entonces el Espíritu del Señor vendrá sobre ti con poder, y tú profetizarás con ellos y serás una nueva persona (...) En efecto, al llegar Saúl y su criado a Guibeá, un grupo de profetas les salió al encuentro. Entonces el Espíritu de Dios vino con poder sobre Saúl, quien cayó en trance profético junto con ellos. Los que desde antes lo conocían, al verlo profetizar junto con los profetas se preguntaban unos a otros:

—¿Qué le pasa a Saúl hijo de Quis? ¿Acaso él también es uno de los profetas?"

1 Samuel 19: 18-24:
"Después de huir y ponerse a salvo, David fue a Ramá para ver a Samuel y contarle todo lo que Saúl le había hecho. Entonces los dos se fueron a vivir a Nayot. Cuando Saúl se enteró de que David estaba en Nayot de Ramá, mandó a sus hombres para que lo apresaran. Pero se encontraron con un grupo de profetas, dirigidos por Samuel, que estaban profetizando. Entonces el Espíritu de Dios vino con poder sobre los hombres de Saúl, y también ellos cayeron en trance profético. Al oír la noticia, Saúl envió otro grupo, pero ellos también cayeron en trance. Luego mandó un tercer grupo, y les pasó lo mismo. Por fin, Saúl en persona fue a Ramá y llegó al gran pozo que está en Secú".

—¿Dónde están Samuel y David? —preguntó.

—En Nayot de Ramá —alguien le respondió.
Saúl se dirigió entonces hacia allá, pero el Espíritu de Dios vino con poder también sobre él, y Saúl estuvo en trance profético por todo el camino, hasta llegar a Nayot de Ramá. Luego se quitó la ropa y, desnudo y en el suelo, estuvo en trance en presencia de Samuel todo el día y toda la noche. De ahí viene el dicho: «¿Acaso también Saúl es uno de los profetas?» "

Juan 18: 3-6:
"Así que Judas llegó al huerto, a la cabeza de un destacamento de soldados y guardias de los jefes de los sacerdotes y de los fariseos. Llevaban antorchas, lámparas y armas.
Jesús, que sabía todo lo que le iba a suceder, les salió al encuentro.

—¿A quién buscan? —les preguntó.
—A Jesús de Nazaret —contestaron.

—Yo soy.

Judas, el traidor, estaba con ellos. Cuando Jesús les dijo: «Yo soy», dieron un paso atrás y se desplomaron"

Publicado por Administrador en 3:56 p. m.  
1 comentarios
R2 dijo...

es así pero a muchos evangélicos religiosos no les gusta el avivamiento, es muy problemático, les arruina su programa y no los hace ver bien, solo da gloria a Dios.

Saludos.

10:03 a. m., marzo 29, 2009  

Publicar un comentario en la entrada