LO MAS RECIENTE EN LOGOS MAS ESPIRITU

FUNDAMENTALISMO PROTESTANTE: la resurreción de los fariseos? Una mirada autocrítica de un bautista

sábado, 7 de enero de 2012

Este artículo es tomado del blog Profetas Vivientes autoria del hermano Roberto, de la denominación Bautista; muy autocrítico e interesante. Lo recomiendo cien por ciento.

Soy bautista, 3 generación de bautista y 4ta de evangelico, mi padre bautista, mi abuela bautista, mi bisabuelo bautista. Mi bisabuelo pastor, mi abuelo encargado de misión, mi padre Pastor. Desde mi cuna la palabra bautista fue mi tercer apellido, crecí con un lenguaje, una estructura, una forma de ver la vida, un compromiso y un sentido de pertenencia singular, creo que el bautista es uno de los pocos que acostumbran a ser demasiado autorreferente, “se pone la camiseta” y… tiene una “respuesta” para todo: “bueno, nosotros los bautistas creemos…”. Decenas de libros en que se narran hechos y personajes que nos hace tener como ascendientes directos a los mismo apóstoles de Cristo, entre paulicianos, petrobucianos, etc. etc. etc. Una denominación congregacionalista, que originalmente se reunían en las casa, compartían bajo un alero comunitario y de una enorme libertad a las expresiones carismáticas como lo diría el fallecido Pastor y ex rector del Seminario Teológico Bautista de Santiago de Chile Guillermo Catalán: ” Había en ellos oportunidad para varias oraciones y para que a lo menos dos profetas proclamaran las verdades divinas… Estos cultos tenían una duración cercana a las cuatro horas y había una gran apertura al Espíritu de Dios para que se moviera” (Preludio, Revista Nº4, pág. 7, Casa BAutista de Publicaciones. B.R. White, The English Separatist Tradition, págs. 1xx- 1xxi). Si algo de sano tenemos es nuestro amor profundo al estudio de las Escrituras… pero ¿queda la meditación contemplativa y la praxis?

Hoy la cosa es diferente en los grandes conglomerados denominacionales, las estadisticas en Chile hablan de un lento crecimiento evangélico por medio de la iglesia bautista, inspirados por los ideales denominacionales de la estructura eclesiástica bautista sureña de EEUU(de donde descendemos denominacionalmente), hace varias decadas que el promedio es de 30.000 miembros, entre Bautistas nacionales, independientes y los de la Union de Iglesias Bautistas. Algo está sucediendo que debe salir a la luz, porqué al fin y al cabo la iglesia es de Cristo, y Él sabe como tratar a su pueblo, sin embargo hay estructuras que están dañando el cuerpo y más aún atrofiandolo, produciendo una especie de involución espiritual que requiere urgentemente del renacer de una nueva iglesia.

El fundamentalismo sectario protestante es invasivo, no respeta denominaciones ni tendencias eclesiales, puede desarrollarse tanto en grupos tradicionales como también en los movimientos más renovados o emergentes. Suele estructurarse ideologicamente de modo muy similar a la islámica, reglas de conducta cuya violación hace “digno de muerte” al transgresor. Generalmente está compuesto por personas “libre pensadoras”, pero cuando entran al plano de lo espiritual creen que se está analizando un tema que raya con lo emocional, de la tolerancia que propugnan rayan en la dictadura del pensamiento. El fundamentalismo de este tipo, como ideología o sistema de pensamiento, es un excelente mecanismo de control y manipulación en base al adoctrinamiento que descontextualice a las personas de la época, circunstancias, transfondo social y cultural estableciendo la “tradición apostólica” como inmutable en el tiempo, culturas y sociedades, de modo que no hay lugar a la innovación, o si existe que sea nimia como para no pertubar “la sana doctrina” ni las “costumbres” bíblicas de la iglesia. Bueno, en algo tienen razón, de que la iglesia debe tener una sola cultura: la del Reino, pero la sutileza está en que la perspectiva es de acuerdo a cánones humanos y satánicos, lejos de la inspiración del Espíritu al momento de interpretar las Escrituras.

El fundamentalismo protestante pareciera una cuestión del siglo pasado o de comunidades cristianas que viven fuera de las ciudades, ajenas al modernismo, vistiendo a la usanza del siglo XIX, pero la realidad es que está entrando hasta en las mismas casa de familias “renovadas”.

El fundamentalismo subestima la creatividad en la evangelización, adoración, enseñanza, compañerismo, etc., en la adoración por ejemplo sobreexaltan la himnología clásica desechando toda nueva “himnología” desarrollada por el mover creativo en la alabanza, y eso que existen varios himnos con errores doctrinales garrafales, para que hablar de la danza liturgica; subestima a la mujer dejándola en un segundo lugar ya sea en la toma de decisiones, participación en el liderazgo de la iglesia como es el caso del Pastorado, que aún es un tema tabú en mi propia denominación, a pleno 2007 aún discuten “los doctores de la ley” si es lícito que la mujer sea o no Pastora… Hey! esto me parece increíble a PLENO 2007, cuando hace varias décadas atrás en Chile se posibilitó a la mujer ejercer cargos públicos y principalmente su derecho a votar, hoy nuestro gobernante es una Mujer. En algunas partes se les prohibe maquillarse o usar pantalón… wuau! a PLENO 2007.

Aún divaga sobre la vigencia de los dones espirituales, claro está que tilda como locos o desequilibrados emocionales, a aquellos que dicen obrar sanidades, hablar en lenguas o profetizar a la usanza bíblico-carismática, establece largos tratados sobre moral, eclesiología, hermenéutica u homilética, pero jamás han podido llevar a otros a tener un encuentro genuino con Dios.

EL fundamentalismo es estricto al momento de evangelizar, desechando toda posibilidad de innovar por medio de estrategias ad hoc a los tiempo, es sutil al decir que no importa la forma sino que el contenido para alcanzar a los perdidos, pero se olvida de que Jesús y el Apostol Pablo usaron mucha psicología, arte y creatividad para ser efectivos en la entrega del mensaje, al griego griego, al judío judío. Un sector del fundamentalismo justifica el pensamiento del gobierno norteamericano de destrucción literal del mal, el castigo inmisericorde del que ha pecado con la disciplina sin restauración. Un ala avala la democracia, el pastor “un igual entre los iguales” (pensamiento masónico) y otra ala defiende una especie de Monarquía teocrática. Unos legalizan la salvación, y otros la decoran con más teología.

El fundamentalismo es la levadura de los nuevos fariseos del siglo XXI, claro está que la expresión tiene una connotación positiva también, un fundamentalismo bíblico que se apega a la Palabra de Dios como fundamento de nuestra fe, pero siempre vivificada por el Espíritu Santo como quien nos enseña el día de hoy todas las cosas. Esta acepción es la que defiendo hoy, pero la “otra” me tiene hastiado

El fundamentalismo protestante tiene sus d3ías contados, quienes han sido victimas de él conocerán que no hay estructura, sistema o conjunto de dogmas que puedan esclavizar a los que han sido hechos libres para volar como águilas, ni mucho menos encasillar al Único Dueño y Señor de la Iglesia: Jesucristo, La Cabeza.

http://profetasilencioso.wordpress.com/2007/02/25/fundamentalismo-protestante-la-resurrecion-de-los-fariseos-una-mirada-autocritica-de-un-bautista/

Publicado por Administrador en 7:39 p. m.  
0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada