LO MAS RECIENTE EN LOGOS MAS ESPIRITU

Testificando en el siglo XXI

miércoles, 5 de agosto de 2009

Ganar almas es un aspecto muy importante y serio del verdadero cristianismo. La razón por la cual no se lo ve de esta forma por muchos que profesan ser cristianos es, primariamente, por causa de la manera en que el cristianismo es retratado en la TV y en otras partes como un medio para la tranquilidad, la comodidad, el placer y la prosperidad financiera. Esto, sin embargo, no sólo no es la verdad acerca de nuestra "lucha" (Efesios 6:12), sino que ha distorsionado grandemente nuestro propósito como los representantes de Cristo (2 Corintios 5:20).

"Cuando yo diga al impío: 'Ciertamente morirás,' si no le adviertes, si no hablas para advertir al impío de su mal camino a fin de que viva, ese impío morirá por su iniquidad, pero yo demandaré su sangre de tu mano" (Ezequiel 3:18, Biblia de las Américas).


Vea también Ezequiel 33:8. El Apóstol Pablo tenía aparentemente estos versículos en mente cuando les dijo a los abusivos judíos que se le oponían en Corinto:

"¡Caiga la sangre de ustedes sobre su propia cabeza! Estoy libre de responsabilidad" (Hechos 18:6, NVI).


Cristiano, ¿estás "libre de tu responsabilidad" de hablar las verdades bíblicas a la gente impía que conoces? ¡Un ejemplo no verbal, aunque muy importante, no es suficiente! Vea Marcos 16:15.

Parece que la ignorancia de la Escritura y la indiferencia son hoy los principales problemas en el cuerpo de Cristo en América. Juntos, estos problemas han complicado los problemas generales que se oponen al cristiano que no es como la mayoría, esto es, que está seriamente tratando de "servir al SEÑOR con temor y alegrarse con temblor" (Salmo 2:11). En ninguna parte de la Biblia se dice que un fiel, amante y humilde siervo de Cristo vaya a ganar un concurso de popularidad o siquiera recibir del mundo un respeto y una cortesía comunes. ¡Hay que esperar precisamente lo opuesto! Vea Lucas 6:22,23; Juan 16:2; 2 Timoteo 3:12; 1 Juan 3:13; etc. Recuerde que los justos del pasado, quienes fueron también ejemplos de fe y de quienes este mundo "NO era digno," fueron torturados, destituidos, perseguidos y maltratados, mientras iban vestidos de harapos y vagaban por desiertos y montañas (Hebreos 11:35b-39). Vea el encargo de Pablo a Timoteo (2 Timoteo 2:3).

La seriedad de avergonzarse de Jesús en este mundo malvado es otro asunto que debe tratarse. En las propias palabras del Señor:

"Si alguien se avergüenza de mí y de mis palabras en medio de esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles" (Marcos 8:38, NVI).


¡Ya que Jesús NO se avergüenza de Su familia espiritual (Hebreos 2:11), entonces avergonzarse de Él es negar la salvación de usted! ¿Qué significa "avergonzarse"de Jesús? El griego dice: "tener un sentimiento de vergüenza por algo." Nuestro diccionario secular lo definiría similarmente como estar turbado, incómodo, vacilante o remiso. ¡Como el verdadero cristiano está avergonzado de su pasada vida de pecado (Romanos 6:21), no debemos ver nuestra identificación con Jesús del mismo modo en ningún momento ni en ningún lugar! Hacer tal cosa es merecer la misma respuesta recíproca del Rey. ¡Para algunos, la razón fundamental por la cual no han dado testimonio últimamente es porque están avergonzados de Jesús, aunque jamás lo admitirían! Si usted no ha dado testimonio últimamente, hágase esta pregunta: ¿Estoy secretamente avergonzado de identificarme con el Señor Jesús en cualquier momento, en cualquier lugar o ante cualquier grupo de gente? Si usted lo está, Dios ya lo sabe, pues su corazón es visto por Él. Para remediar su situación espiritual, pídale sinceramente a Jesús que lo perdone y le otorgue la valentía y las gracias que se requieren para nunca más avergonzarse otra vez.

En resumen, el "pescador de hombres" (Mateo 4:19) está:

1. Liberándose de sus responsabilidades cristianas del modo en que lo hizo Pablo.

2. Soportando las aflicciones y problemas que vienen a los piadosos como buenos soldados de Cristo Jesús (2 Timoteo 2:3; 3:12).

3. Rehusándose a ser avergonzado por su única "esperanza" futura (Jesús), 1 Timoteo 1:1.

¡La vida cristiana exitosa en general, según la Biblia, NO se mide por la cantidad de gente a la cual le hacemos decir una oración, sino por la simple obediencia a Dios en general! ¡Si USTED ha estado obedeciendo los mandamientos de Dios, incluyendo dar testimonio de Jesús, y el "fruto" conocido es muy poco, usted podrá estar desalentado, pero NO es un fracasado!

Finalmente, recuerde que ni siquiera Jesús ganó a todos a los que Él testimonió, aunque Sus palabras y su tono de voz eran siempre perfectos. El joven rico es un excelente ejemplo de esto. De rodillas, este hombre no salvado le preguntó a Jesús acerca de la vida eterna; empero cuando Jesús le dio la verdad, él se entristeció y se apartó de Jesús. NO hubo defecto en lo que vino de Jesús. El problema estaba solamente en el corazón del potencial convertido que oía. Vea Marcos 10:17-25.

Publicado por Administrador en 6:33 p. m.  
0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada