LO MAS RECIENTE EN LOGOS MAS ESPIRITU

Cómo tener un avivamiento espiritual en tu propia vida - Parte 1 - Charles Finney

sábado, 16 de mayo de 2009

(Tomado del libro REVIVAL LECTURES publicado por FLEMING H. REVELL COMPANY)

“ Haced para vosotros barbecho; porque es tiempo de buscar a Jehová,
hasta que venga y os enseñe
justicia” (Os. 10:12)

Los hebreos eran gente de campo, por eso es muy común que la Biblia traiga ejemplos sobre labores en el campo y el trato con el ganado, pues eran cosas que ellos entendían muy bien. Así que cuando el profeta Óseas se dirigió a Israel como una nación de apóstatas, condenando su idolatría y amenazándoles con el juicio de Dios, usó el barbecho para ilustrarles lo que tenían que hacer si querían volver a tener su favor. El barbecho es un suelo que alguna vez fue labrado pero que en el presente no se ocupa. Debe ser arado (roturado) otra vez antes de que este listo para que se vuelva a sembrar en él.

Hoy deseo mostrar como tener un avivamiento espiritual.

Un avivamiento consta de dos partes 1) avivar la iglesia y, 2) avivar a los inconversos. Explicaré ahora como tener un avivamiento dentro de la iglesia. Primero vamos a examinar lo que significa “hacer para vosotros barbecho” y después veremos cómo hacerlo.


¿QUE SIGNIFICA “HACER PARA VOSOTROS BARBECHO”?

Are el barbecho quiere decir: quebrar tu corazón. Quiere decir que te prepares para dar fruto para Dios. La Biblia a menudo se refiere al alma como la tierra y a la Palabra de Dios como la semilla que siembra en ella. El fruto representa los deseos y las acciones de las personas que reciben la palabra. Arar la tierra quiere decir traer el alma a un estado apropiado para recibir la Palabra de Dios, porque tu corazón a veces está tan endurecido y tan seco que no dará fruto hasta que sea quebrantado, y quede listo para recibir la Palabra. Suavizar el corazón para sentir la verdad es a lo que el profeta le llama “hacer para vosotros barbecho”.


¿CÓMO SE PUEDE QUEBRANTAR UN CORAZON DURO?

No se hará tratando de sentir. La gente se equivoca a menudo en este punto por no fijarse en como actúa la mente. Hablan acerca de “sentimientos espirituales”, como si pudieran por sí mismos atraer emociones. Pero la mente no trabaja así. Nadie puede sentir algo sólo por proponérselo, ya que las emociones no están directamente bajo nuestro control. No podemos forzarnos a sentir emociones porque son estados involuntarios que se producen por circunstancias que los provocan. Sin embrago, las emociones pueden ser controladas de manera indirecta. ¡Esto es obvio! Si no pudiéramos controlar nuestras emociones, de alguna manera nuestras emociones no tendrían ningún valor moral para bien o para mal. No podemos decir: “ahora voy a sentir compasión por esta persona”, pero si podemos fijar nuestra atención en ella y observarla hasta que se despierte la compasión. Un padre que está lejos de su familia si piensa en su esposa y en sus hijos, ¿no sentirá algo?; pero no va a sentir sólo por decir: “ahora voy a tener sentimientos hacia mi familia”, pero sí puede poner su atención sobre lo que quiere sentir y de esta manera traer la emoción adecuada.

Si una persona piensa en su enemigo va a venir a él un sentimiento de odio. De la misma manera que si alguien piensa en Dios y mantienen su pensamiento en alguna faceta de su carácter va a sentir una emoción de acuerdo a donde su mente está puesta; si es amigo de Dios y contempla su gracia y santidad, brotarán en él sentimientos de complacencia, pero si es enemigo de Dios y está pensando en el carácter de Dios, va a tener un sentimiento hostil hacia Dios.

Si quieres romper la dureza de tu corazón y quieres hacerte sensible a las cosas espirituales, tendrás que esforzarte al igual que para lograr cualquier cosa. En lugar de andar todo distraído y esperar que, sólo porque vayas a unas cuantas reuniones, se despertará tu alma, tienes que enfocarte para lograr eso que esperas. Hacer que tu mente se vuelva sensible a las cosas espirituales es fácil. Dios puso tu mente bajo tu control, de la misma manera que puedes controlar tus piernas y brazos. ¡Si la gente controlara sus piernas tan irracionalmente como controla sus sentimientos, nunca iría a ningún lado!

Si quieres romper el barbecho de tu corazón, empieza por ver tu corazón; examina el estado de tu alma para ver como estás; ¡hay muchas personas que nunca hacen esto! Nunca se preocupan por el estado de su corazón y por lo tanto no saben como están espiritualmente, no saben si van para adelante o para atrás, si están dando fruto o no lo dan, saca todo de tu mente y sólo concéntrate en el estado de tu corazón; ¡no tengas prisa!, haz un examen concienzudo y ve como estás, examina si estás bajo el dominio del príncipe de las tinieblas o de Jesucristo. Para hacer esto tienes que ponerte a examinar tus pecados. Esto no quiere decir que te pongas a ver que estás sintiendo ahora. Esta sería lo mejor manera de parar cualquier sentimiento. En realidad nuestros sentimientos morales son tan conscientes como nuestros sentidos. Para descubrirlos sólo tienes que actuar y usar la cabeza, nos vamos a dar cuenta de eso según actuamos, de la misma manera que nos damos cuenta por nuestros sentidos cuando ponemos la mano en el fuego.

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada