LO MAS RECIENTE EN LOGOS MAS ESPIRITU

Contestando a las grandes preguntas de la vida - Parte 4

lunes, 13 de abril de 2009


¿Cómo Determina Uno lo que Está Bien y lo que Está Mal?


Una de las grandes preguntas de la vida es, ¿Cómo determina uno el bien y el mal? Steven Covey, autor de Seven Habits of Highly Effective People (Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva), apareció en el show de Oprah Winfrey un día. Le pidió a la audiencia en el estudio que cerrara sus ojos y apuntara hacia el norte. Cuando abrieron sus ojos, había varios cientos de brazos apuntando en direcciones completamente diferentes. Entonces el señor Covey sacó una brújula y dijo, "Así es como sabemos en qué dirección está el norte. Usted no lo puede saber desde adentro suyo." Él utilizó una lección objetiva poderosa para ilustrar la forma en que el teísmo contesta esta gran pregunta en la vida.


El naturalismo dice que no hay ningún absoluto fuera de nosotros. No hay ninguna autoridad final porque el espacio, el tiempo y la energía son todo lo que existe. No hay tal cosa como el bien y el mal porque no hay nadie que determina el bien y el mal. Así que el naturalismo trata de manejar el tema de la ética proveyendo varias respuestas insatisfactorias. Una, es la creencia de que no hay elección libre, que todos nuestros comportamientos y creencias están impulsados por nuestros genes. Estamos tan determinados en nuestro comportamiento como el más pequeño de los animales o insectos. Otra, es la creencia que nuestros valores morales están determinados por lo que es; la forma en que las cosas son es la que debe ser. Si usted está siendo abusada por su esposo, esa es la forma en que las cosas son, así que es la forma en que debe ser. Aun peor es el concepto de la ética arbitraria: el poder otorga la razón. Los matones son los que deciden cómo deben ser las cosas porque son más fuertes o malvados que cualquier otra persona. Eso es lo que pasa en los regímenes totalitarios; la gente con el poder decide lo que está bien y lo que está mal.

El panteísmo dice que no hay tal cosa como el bien o el mal último, porque todo es parte de un gran todo no-diferenciado donde lo correcto y lo incorrecto, el bien y el mal, son todos parte de la unidad del universo. ¿Se acuerdan de "La Guerra de las Galaxias"? La Fuerza era a la vez buena y mala. El panteísmo niega una de las reglas básicas de la filosofía, que es que dos cosas opuestas no pueden ser ambas verdaderas a la vez. Como el panteísmo niega que existan los absolutos, cosas que son verdaderas todo el tiempo, sostiene que el bien y el mal son relativos. El bien y el mal están determinados por las culturas y las situaciones. Así que asesinar al bebé sin nacer de una persona puede estar bien para una persona y mal para otra.

El teísmo dice que hay tal cosa como la verdad absoluta, un bien y un mal absoluto. Podemos saber esto porque esta información nos ha llegado de una fuente trascendente fuera de nosotros y fuera del mundo. El teísmo dice que el Dios que nos creó también nos ha comunicado ciertas verdades. Él se ha comunicado en forma general, a través de Su creación, y se ha comunicado específicamente y en forma comprensible a través de Su Palabra, la Biblia. Llamamos a esto revelación. El teísmo dice que la verdad absoluta está enraizada en Dios mismo, quien es un Absoluto; Él es la Verdad. Como Creador, Él tiene el derecho de decirnos la diferencia entre el bien y el mal, y Él se ha preocupado mucho en comunicarnos esto.

Es por eso que la ilustración de Steven Covey es tan poderosa. Cuando sacó una brújula, mostró que necesitamos una fuente trascendente de información, algo fuera de nosotros y que es fijo y constante, para mostrarnos el equivalente moral del "norte." Nosotros somos criaturas creadas para ser dependientes de nuestro Creador para la información que necesitamos para vivir la vida en forma correcta. Dios nos ha dado una brújula en la revelación.

Publicado por Administrador en 10:11 a. m.  
0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada